Amigos

sábado, agosto 08, 2015

Retomar los pasos




Con un brusco empujón hizo que la puerta cediera,
y un leve chirrido fue la bienvenida para invitarle a entrar de nuevo en la casa.
No creía que había pasado tanto tiempo desde que no la visitaba,
Pero el tiempo es inexorable en estas ocasiones.
El interior era una mezcolanza de melancolía y tardanza,
 Pero se intuía en él, 
un abrazo a los recuerdos.

  A otros tiempos pasados pero no olvidados.
Avanzo temeroso,
No porque alguien pudiera estar allí,

 Nadie más conocía ese sitio,
Más bien venía a ser su orden desordenado,
El no saber  lo que  podía encontrar.
Aun así sus pasos fueron decididos,
 
 
Volvía a casa.



----A veces volver a casa, 
no es más que visitar nuestra propia alma,
tan olvidada

Demian

16 comentarios:

  1. Volver... volver a la esencia, volver a la propia alma... un viaje de regreso que no es fácil, pero muchas veces necesario. Como vos mismo me escribiste en mi blog, a veces es necesario perderse, para así poder volver a encontrarse, y revestirse nuevamente.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Con qué bonita frase es terminado la entrada. Te felicito por ella.

    ResponderEliminar
  3. Me gustan tus letras, en ellas se reflejan sentimientos. Esta frase me ha encantado... ¡que cierta!
    "A veces volver a casa, no es más que visitar nuestra propia alma,
    tan olvidada."
    Me quedo por aquí.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me gustan tus letras y esta frase me ha encantado... ¡que cierta!
    "A veces volver a casa, no es más que visitar nuestra propia alma,
    tan olvidada."
    Me quedo por aquí.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Hay quienes se resisten a volver porque piensan que regresan fracasados. Si tan sólo lo intentaran, verían que no es asi.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. siempre estamos volviendo y revolviendo Demián
    hace tan bien bucearse , escarbarse y navegarse todos los intersticios del alma

    besos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  7. Volver a casa…
    Volver uno a sí mismo… Sentirse que uno es quien fue y quien nunca debió de dejar de ser con todo lo que eso supone… No es retroceder sobre los pasos sino reconocer unos nuevos hacia donde está la pura esencia, explorando lo que se es y cómo se es… con aires nuevos lo que implica haber desechado lo innecesario, personas y cosas, haberse rasgado la piel para cambiarla como las serpientes; recuperar lo bueno, cosas y personas, volver a tender la mano, lavar la ropa en casa y estirarla brillante, blanca, pura…; guardar la maleta, sabiendo que puedes cogerla en cualquier momento pero siendo consciente de que la casa no se queda vacía ni abandonada, que siempre habrá alguien que espere compartir una taza de té, una buena charla, cuatro risas…, alguien que espera recibir y dar un abrazo…
    En fin, volver a casa es volver a ser uno mismo…
    Hay una frase de “La última canción” que dice algo así como: “A veces necesitas estar lejos de las personas que amas, pero eso no significa que los ames menos. A veces los amas más…” pero necesitan saber que los amas…
    Bienvenido a casa, Sr. Demian…

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado la última frase y también tu regreso, bienvenido, Demian, a tu casa, y a nuestra alma.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Volver a casa siempre es muy tranquilizador, una vez que llegue a casa dormi mucho tiempo, casi que pense que nunca despertaría. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Me gusta todo el texto, especialmente el cierre.

    Saludos Demián.

    ResponderEliminar
  11. Es como volver a encontrarse uno mismo, reconocerse y escuchar las palabras del alma...
    Que lindo que hayas vuelto,, besos Demian

    ResponderEliminar
  12. Maravilloso el cierre de este precioso texto. Reconocerse, sentirse,finalmente es "ser".

    ResponderEliminar
  13. Sin vallas, a cor obert, casa, alma = santuario. Tus letras y el temblor.

    Beso

    ResponderEliminar
  14. haz dicho una cosa muy cierta en la ultima frase, cuando uno llega una lugar, casa o donde se encuentre uno mismo, como el alma...Es la esencia, la energía, el alma de uno mismo.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. La imagen del hombre que tiene un aspecto de derrota y dureza, el fondo negro y las letras blancas, van destacando un pensamiento desolado, de infortunio. Es alguien que vuelve a un lugar como si pudiéramos volver al claustro materno, al vientre que nos alojó, a un lugar donde todo se solucionaba y el todo era lo más simple pero también lo más maravilloso: la existencia.

    Con mis saludos y admiración. Franziska

    ResponderEliminar
  16. Creo que nunca se olvida, simplemente se duermen los recuerdos. En cualquier momento pueden despertar, como en este caso…

    Volver a casa… Creo que siempre deberíamos hacerlo, porque como dices, es visitar el alma. A veces la dejamos algo olvidada, pero ella siempre está allí, a la espera de que reparemos en su presencia.

    Besos, Demian.

    ResponderEliminar